Inicio / Exposiciones / El CAAM presenta la exposición ‘Human, All Too Human’ de la artista iraní Arita Shahrzad

El CAAM presenta la exposición ‘Human, All Too Human’ de la artista iraní Arita Shahrzad

Esta muestra excepcional reúne obras escultóricas, creadas en Irán expresamente para su exhibición en el centro de arte de Gran Canaria

Las Palmas de Gran Canaria, 17 de febrero de 2022.- El CAAM, Centro Atlántico de Arte Moderno de Las Palmas de Gran Canaria presenta Human, All Too Human (Humano, demasiado humano), primera exposición en un museo español de la artista iraní, Arita Shahrzad. Comisariada por la historiadora canaria Carmensa de la Hoz, la muestra se exhibe del 17 de febrero al 29 de mayo, en el espacio San Antonio Abad del CAAM, con entrada gratuita.

Human, All Too Human es un proyecto escultórico de resonancias arquitectónicas, filosóficas y poéticas, integrado por obras creadas en Irán, expresamente para su exhibición en el CAAM, que muestran el resultado del trabajo de investigación desarrollado en los últimos años por Shahrzad, con la colaboración de artistas, arquitectos y artesanos de su país, que han logrado interpretar sus propuestas a través de la tecnología y de un diálogo intelectual que va más allá de las posiciones iniciales de cada uno.

Arita Shahrzad (Teherán, Irán, 1958) reside entre Teherán, Ginebra y Nueva York al disponer de una triple nacionalidad iraní, suiza y norteamericana. Ha expuesto su trabajo pictórico en distintas instituciones públicas y privadas de ciudades como Teherán, Ginebra, Nueva York o El Cairo, así como en galerías de arte de Madrid y Barcelona. Ha realizado además destacadas incursiones en el cine, el vídeo y la fotografía.

El doctor en Filosofía, Enshallah Rhamati, introduce la exposición en la publicación de la muestra, en la que explica que se trata de un proyecto inspirado en la sabiduría tradicional persa y, por lo tanto, puede ser considerado como una interpretación del arte clásico iraní. Es una muestra excepcional que pretende acercar al público al concepto de la identidad espiritual inherente a la naturaleza humana, a través de obras que proponen una reflexión sobre el sentido último de nuestra experiencia vital y revelan una serie de claves que rigen nuestro espíritu.

La evolución del arte tradicional iraní es la base sobre la que se sustenta este proyecto expositivo. Las piezas que conforman la muestra están inspiradas en las tradiciones de ese país de Oriente Próximo, a partir del compromiso ancestral del pueblo iraní de proteger y mantener viva la cultura de la antigua Persia y sus célebres aportaciones a la historia del arte, en disciplinas como la arquitectura, escultura, mampostería, cerámica, pintura o caligrafía, entre otras, así como en la creación de alfombras.

Su idea es, pues, contribuir a la preservación del preciado logro humano que constituye la cultura persa y resaltar su importancia a fin de que las generaciones futuras puedan protegerla y no se la considere como una cuestión meramente del pasado o una forma de espiritualidad. No hay que olvidar que Persia fue a lo largo de unos tres mil años un influyente imperio de leyendas y riqueza incalculable, que, pese a su compleja historia y oleadas de invasiones, sigue conservando hoy en día con orgullo su identidad y su idioma.

Según la comisaria de la exposición, este proyecto supone “la culminación de un proceso creativo sin precedentes” en la trayectoria profesional de la artista, durante el cual Shahrzad ha recurrido al consejo espiritual de reputados filósofos de su país. De hecho, la génesis de este proyecto hay que situarla en las escuelas de pensamiento y las bases teóricas del arte islámico, entre las que figuran los preceptos recogidos en los tratados del filósofo persa del siglo XII, Sohrevardi, considerado el fundador de la filosofía iluminativa, basada en la sabiduría como experiencia reflexiva.

Así, en los trabajos de Shahrzad se representan códigos expresados en las alegorías de Sohrevardi, que han influido en la literatura y el arte iraníes, y que, en este caso, no se expresan en el lenguaje de la poesía o en el trabajo de miniaturistas, sino que adquieren, por primera vez, forma de obras escultóricas. La artista pretende que esta nueva visión que ha trazado en su carrera sea un buen comienzo para transmitir a los actuales públicos conceptos de esta sabiduría desarrollada desde la tradición del arte iraní, a partir de este innovador formato.

Con estos antecedentes y desde su percepción del mundo, el nuevo proyecto de Arita Shahrzad, cuyo título está inspirado en la obra homónima de Nietzsche, “conjuga tres elementos que considera fundamentales: perfección, belleza y espiritualidad”, explica la comisaria. “El conocimiento adquirido a lo largo de su rica y experimentada trayectoria vital le otorga a Shahrzad una gran inteligencia, una lucidez espiritual que, junto con sus facultades, logra penetrar en el alma de la naturaleza humana”, apunta De la Hoz.