Inicio / Espacios culturales / Espacio Bronzo clausura con un acto poético la exposición colectiva ‘Menudencias’ este viernes, 9 de septiembre

Espacio Bronzo clausura con un acto poético la exposición colectiva ‘Menudencias’ este viernes, 9 de septiembre

Con un brindis a la locura se cierra la segunda edición de esta iniciativa que celebra las obras escultóricas y literarias de pequeño formato

Espacio Bronzo clausura con un acto poético la exposición colectiva Menudencias II. La locura este viernes, 9 de septiembre, a las 19.00 horas. Con un brindis a la locura, acompañado de lecturas poéticas, se cierra la segunda edición de esta iniciativa, que celebra las obras escultóricas y literarias de pequeño formato y con la que la sala de arte lagunera rinde homenaje a la experiencia artística que enraizó en Bajamar hace años. El acto contará con la participación de artistas plásticos y poetas en este espacio único en el que se unen escultura y poesía, en el número 19 de la calle Núñez de la Peña.

El equipo de la sala de Esculturas Bronzo decidió ampliar el calendario de esta exposición hasta el 9 de septiembre, después de un breve periodo de cierre durante las vacaciones de verano. En la segunda edición de esta iniciativa, Bronzo propuso a los 22 autores participantes este año un encuentro lúdico y reflexivo en torno a la idea de la locura, igual que, en la primera edición, la propuesta giraba en torno al juego. Dado que la propuesta se desarrolla en una sala especializada en el arte escultórico, para esta exposición se privilegiaron las obras en tres dimensiones.

Para Bronzo, el término ‘menudencia” representa con más precisión el proyecto que la palabra ‘miniatura’, que está relacionada con la imagen plana. Asimismo, como ya ha ocurrido en otras experiencias expositivas en la sala lagunera, las obras en tres dimensiones van acompañadas por la poesía, que la gente de Bronzo considera “nuestra hermana en las artes escritas”. Preferiblemente, se pidieron piezas tridimensionales, que puedan inscribirse en un cubo imaginario de 7 x 7 x 7 centímetros, y, dado que entre los artistas invitados hay pintores, grabadores, dibujantes y fotógrafos, se les invitó a presentar piezas tridimensionales, una propuesta que no tiene carácter de condición obligatoria.

Para esta segunda edición de Menudencias, Bronzo invitó a 17 artistas plásticos: Alfonso Toral, Claudio Marrero, Concetta Rizza, Dion Blake, Efraín Pintos, Felipe Hodgson, Francisco de Armas, Irene Barrera, Juan López Salvador, Juan Patrón Chico, Juana Fortuny, Luis Alberto Hernández, María Isabel, Mariángeles Fernández, Marina Valls, Patricia Delgado y Raquel Plans, autores que han expuesto en su sala o que han tenido relación con ella. Los textos van firmados por Cecilia Domínguez, Elsa de la Hoz, Ernesto Suárez, Félix Hormiga y Roberto Toledo Palliser.

La invitación de Bronzo a los autores participantes iba encabezada por la carta de El loco, del tarot, y una serie de ideas suscitadas por el artista Efraín Pintos en su paso por la sala recientemente, donde reflexionó sobre que “la locura es en sí el arte, la locura, bien entendida, es la expresión particular y diferente de cada uno de nosotros, lo que se sale del esquema esperado”. El objetivo de Bronzo no es teorizar un planteamiento profundo sobre el asunto, todo lo contrario, “no es nuestra tarea hacer una tesis sobre el tema, sino justamente mirarlo desde un punto de vista particular, encontrando en el término “locura” (la enfermedad mental tal como se nombra en el debate actual y en la que casi todos alguna vez nos hemos visto reflejados) las distintas lecturas que se nos ocurran”, expresó el equipo de Bronzo a cada persona invitada a participar en este original proyecto..

El texto que enmarca la presentación de la exposición ante el público, firmado por Ventura Alemán, integrante del equipo de Bronzo, se refiere a “lo normal” como el punto a partir del cual, saltárselo, marca el comienzo de la locura. Sin ánimo de tomarse a la ligera la enfermedad mental, Bronzo subraya que “vivimos un momento importante en este tiempo de toma de conciencia de la necesidad de considerar la enfermedad mental como algo natural, sin estigma. El estigma que surge de la vergüenza de ser tachado de loco, de estar fuera de la realidad, de no ser normal”.

Esta visión se contrapone con la del arte, un mundo en el que “lo anormal (lo singular, lo diferente) se ve como lo más normal del mundo, lo necesario, lo que nos da sentido”, de forma que, justamente este sinsentido entre las dos visiones, la social y la del arte, es lo que Bronzo propone como el punto de encuentro “con un precioso número de artistas que han querido reflexionar sobre la locura desde la plástica y desde la poesía”. La propuesta de Bronzo no es ajena a la conciencia del tiempo en el que vivimos, “de cambio de paradigma”, en el que “la locura es más necesaria que nunca. La norma, la costumbre, la tradición han dejado fuera del ámbito de lo permitido muchas conductas que consideran inadecuadas, extravagantes, peligrosas. En esos márgenes hay un caldo de cultivo en el que se maceran experiencias creativas, identitarias, sexuales, políticas… que pudieran incorporarse a los nuevos modelos de normalidad que salgan de este caos presente”, o dicho más breve: “Reescribir una nueva normalidad hasta que vuelva a ser insoportable”.

La cita anual a comienzos del verano –prolongada en esta ocasión hasta septiembre– en torno al arte en pequeñas dimensiones rinde homenaje a la experiencia artística de la “Bienal de Miniaturas” que enraizó en Bajamar, que dejó “tan grato recuerdo”. Guiados por la memoria de ese sueño de miniaturas con olor a salitre y fiesta en Bajamar, Espacio Bronzo impulsa este proyecto artístico, que aspira a desarrollar cada año, bajo el epigrama de Menudencias y con una convocatoria temática específica. Menudencias “no pretende ser una continuación de aquella preciosa iniciativa, que obedecía a una dinámica de experiencias y vidas compartidas en el entorno de Bajamar, aunque sí queremos homenajearla desde aquí”, dice el equipo de Bronzo. “Nos faltará el mar”, constatan, aunque el proyecto artístico en torno al arte de lo menudo se mantiene en el mismo municipio, La Laguna.

Espacio Bronzo

El Espacio Bronzo es un centro de referencia del arte escultórico en Tenerife: la sala da cabida también al trabajo artístico basado en instalaciones, la joyería y la artesanía. Sala de arte y tienda, es una iniciativa del taller de fundición Esculturas Bronzo, concebida como un espacio de actividad cultural dedicado a la escultura, el diseño y la joyería. La sala lagunera lleva ya activa más de siete años, convertida en un punto de encuentro curioso en el que se unen el público y los artistas plásticos que residen o trabajan en las Islas.

En paralelo a la sala, Bronzo muestra al público los objetos singulares que el taller de fundición artística elabora al aplicar la técnica escultórica no solo a piezas de arte, sino también a piezas de diseño o funcionales que lleguen a todo el público. Con este planteamiento, Bronzo presenta tanto esculturas de autor, de los muchos escultores con los que trabajan habitualmente, como series de producción limitada diseñada y elaborada por los escultores del taller. Esculturas Bronzo está formado por los escultores Francisco de Armas, Evelina Martín y Ventura Alemán, licenciados en Bellas Artes por la Universidad de La Laguna.