Inicio / Exposiciones / José Luis Luzardo, Raquel Ponce y Gregorio Viera exponen en La Regenta

José Luis Luzardo, Raquel Ponce y Gregorio Viera exponen en La Regenta

Bajo el título ‘La tierra prometida (y otros dildos)’ y ‘Mierda de artistas’, las nuevas exposiciones se pueden visitar hasta el 16 de abril

El Centro de Arte La Regenta exhibe desde hoy, viernes 18, dos nuevas exposiciones de tres destacados artistas canarios. De una parte, José Luis Luzardo presenta una selección de su trayectoria artística bajo el título ‘La tierra prometida (y otros dildos)’. De otra, Raquel Ponce y Gregorio Viera muestran ‘Mierda de artistas,’ un proyecto instalativo creado a partir de obra desechada por otros artistas visuales y que será expuesta en sala tras una acción que se realizará durante la apertura. Ambas muestras se podrán visitar hasta el 16 de abril en este centro productivo que gestiona el Gobierno de Canarias. Al acto han asistido Rubén Pérez, director general de Cultura, Alejandro Vitaubet, director del centro de producción artística, el comisario Antonio P. Martín y los artistas.

La tierra prometida (y otros dildos)’

La muestra de Luzardo está integrada por pinturas, fotografías, instalaciones y objetos escultóricos que constituyen una selección de su trayectoria artística a lo largo de los últimos treinta años. La exposición está llena de un culto casi divino a la tierra, esa tierra humana nada prometida, donde hace referencia explícita a obras claves de la historia de la pintura. Una selección compuesta por distintas series y etapas artísticas, en las que el autor refleja su compromiso social como motor creativo a lo largo de su carrera, que se mantiene a pesar de los cambios formales que atraviesa en este tiempo.

Así, observamos su profunda preocupación sobre la salud del planeta como una constante que aparece desde la primera serie, ‘El lenguaje descoyuntado’, a la última, ‘En La tierra prometida: Laceración de auto-complacencia’. En ‘Dildos’, concebida durante la crisis del VIH e influenciada por el artista Juan Hidalgo, Luzardo establece una ‘relectura’ del falo, a través de un erotismo que rechaza la misoginia y apoya las identidades disidentes. El rechazo a la creciente soledad del individuo en el sistema capitalista en ‘Calaveras del montón’ o al mercado del arte en obras como ‘Trilero’, son otros temas recurrentes a lo largo de su trabajo.

Luzardo se reapropia de obras paradigmáticas de la historia del arte, adaptándolas a la realidad social de principios de los noventa del siglo XX, cuando fueron concebidas, en la serie ‘Una mirada’. El espectador se encontrará con ‘La balsa del espejismo’, referencia a ‘La balsa de la medusa’ de T. Gericault, donde la búsqueda de una tierra prometida se convierte en una tragedia anunciada, o el anhelo humano de la libertad inspirada en el cuadro ‘La libertad guiando al pueblo’, de Eugène Delacroix, con su obra ‘La libertad buscando al pueblo’, en una especie de guiño contrario al deseo humano.

Según explica el comisario de la muestra, Antonio P. Martín, “la historia del arte, donde la muerte, la religión, el sexo, expuesto con ese culto a los juguetes sexuales -llámense dildos-, y la tierra, con todas sus alegorías humanas, pueden considerarse con alguna razón los ejes que cohesionan gran parte de la obra de Luzardo y que configuran el sentido de esta exposición”.

A la exposición se le suma el catálogo, con la participación de los comisarios Álvaro Rodríguez Fominaya y Maragarita Aizpuru y la artista visual Macarena Nieves, quiénes analizan este trabajo.

Sobre José Luis Luzardo

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de La Laguna, comenzó su andadura artística en 1987 en distintas exposiciones colectivas en Tenerife y Gran Canaria, realizando un año más tarde su primera exposición individual, ‘Mujeres’, en La Laguna. Fueron las primeras de más de una treintena, entre individuales o junto a otros artistas, que le han catalogado como uno de los creadores isleños más activos.

Mierda de artistas

Raquel Ponce y Gregorio Viera tomaron el nombre de la célebre y polémica obra de Piero Manzoni ‘Mierda de artista’ para bautizar este proyecto, que expone los trabajos desechados, que realizaron otros artistas y entre los que encontraremos pinturas, dibujos, esculturas, apuntes y desechos digitales como vídeos o archivos sonoros. Los autores explican que este trabajo se compone de tres elementos: el proceso de selección de las obra desechada, en el que acudían a los estudios de los artistas y les preguntaban por la obra no seleccionada, la intervención sobre las piezas y su disposición en sala.

La pareja de creadores declara que su trabajo no trata “ni de sobras o despojos de piezas artísticas, sino de aquello que en algún momento fue susceptible de haberse convertido en obra artística, ‘protopiezas’que en última instancia terminaron siendo desestimadas”.

Raquel Ponce es artista visual y performer, con formación como bailarina, actriz y directora escénica. De sus proyectos expositivos destacan BACK, en CAAM, en El Tanque, en Bienal de La Imagen en Movimiento-BIM O Corpografías, en Área 60 de TEA.

Gregorio Viera, también artista visual y performer, se forma y trabaja en arte y diseño. sus trabajos artísticos esencialmente dentro de los terrenos del vídeo y el arte performativo y de acción, realizando ocasionalmente trabajos dentro de otras facetas como el dibujo y artes digitales. Entre sus últimas intervenciones se encuentran ‘Insignificante, pequeño, feo y sucio / restos’ en el Encuentro de Arte Actual La Ciudad tomada, y ‘BarrioBarrio’ (cortometraje), en In/Out: Un mapa posible en el CAAM.