sábado , 24 febrero 2024

La ULL inauguró en el Espacio de Arte La Capilla las exposiciones de sus premios de pintura y escultura

El Vicerrectorado de Cultura y Participación Social de la Universidad de La Laguna es responsable de la convocatoria de certámenes artísticos y literarios cuyo premio, además de una cuantía económica, conlleva la difusión de la sobras ganadoras. Por ello, a lo largo del curso se editan publicaciones y organizan muestras como la que abrió ayer, jueves 26 de enero, en el Espacio Cultural la Capilla del Edificio Central de la institución, y que mostrará hasta el 24 de febrero las obras ganadoras, así como una selección de trabajos destacados por los jurados, del III Premio Nacional de Escultura María Belén Morales 2021 y el XXV Premio Nacional de Pintura Enrique Lite 2021. En total, la exposición está integrada por 13 obras pictóricas y 28 escultóricas.

El acto de inauguración estuvo presidido por el vicerrector de Cultura y Participación Social, Juan Albino Méndez, quien además de felicitar a los artistas ganadores y participantes, así como agradecer a los jurados su dedicación desinteresada, aprovechó la ocasión para presentar el Pasaporte Cultural de la institución académica. Esta nueva iniciativa permite al alumnado registrar su presencia en actividades culturales promovidas por la universidad, de modo que al alcanzar cierto número, puedan convalidarse por créditos ECTS.

El XXV Premio Nacional de Pintura Enrique Lite tuvo como jurado a Sabina Gau, Narciso Hernánez y Marible Nazco, todos ellos vinculados a la Facultad de Bellas Artes. El Primer Premio recayó en la obra “Músico en la Arcadia”, de Héctor Romera García. El segundo, a “Desde el Mulhacén”, de Francisco Carrillo Rodríguez; y el tercero, a “3.811.000.000”, de autor Héctor Romero Garcçia.

Además, se hizo entrega de un diploma a los diez artistas cuyas obras han sido seleccionadas para participar en esta muestra: “Esperando la primavera”, de Nazareth Hernández; “De la volatilidad en el gesto”, de Elena Rato; “Dorsiventral”, de María Mingorance Paredes; “Dromografía”, de Carlos Alemany; “Anhelar romperse un hueso”, de Pablo Fernández Pelegrini; “Narciso”, de Lua Sana Madroño; “Anchilla viendo a Neldorerth en Erandio”, de Javier López Lesaka; “El vendedor de pollos”, de Antonio Moro; “Ausente” de Celestino Mesa; y “Territorio de fuego y mar”, de Irene Almendros Sancho.

En cuanto al III Premio Nacional de Escultura María Belén Morales, estuvieron presentes los integrantes del jurado Itahisa Pérez Conesa, Maribel Sanchez y Julio Nieto, quienes decidieron proclamar ganadora a la obra “Cabezón”, de Aarón Pérez Silva, y conceder dos menciones especiales a “Tormenta”, de Noelia de la Rosa Hernández, y “Mújica”, de Ondina Oliva

Para la muestra fueron seleccionadas, además, las piezas “Crisol cultural”, de Cecile Meier; “Todos somos un”, de Francisco Armas Padrón; “Reacción”, de Irene Vela Suárez; “Caminos” y “Bomba”, de Irene Suárez; “Refugio X frente al siglo XXI”, de Denislav Mitkov Delchev; “Scriptum est”, de Alejandro Hernández Pérez; “Mujer: sustento de vida” y “Lugar del espacio”, de Antonella Nataly Ten Hoever Páez; “Balance”, de Óscar Latuang; “Nelumbo nicifera”, de María Betancor; “Torsión”, de Álex Inglés Pérez; “Luigi” y “Rico”, de Javier de Mendoza; “Custodiarum”, de Maribel Binimelis; “Convulsión mental” y “Torso”, de Michel Touma; “Vibración óptica triangular”, de Yessika Zambrano Ramírez; “Esperando la lluvia”, de Silvia Quevedo García; “Fascinación”, de María Betancort; “Archivador definitivo en volumen acotado I”, de Alfredo García Vergara; “Sin título”, de Dion Gary Watt; “Tríptico: serie: Detrás de la puerta”; de José María Marfil Ríos; “Añoranza de un llanto”, de Celia Herrero Ríos; y “Pieza desplegándose”, de Claudio Lorenzo Quintela

Desde 2019, el proceso de inscripción y preselección de los certámenes es totalmente online, lo que ha favorecido un aumento de la participación y más presencia de obra tanto de las islas como de diferentes puntos de la geografía peninsular. El vicerrector agradeció el esfuerzo realizado por los artistas para hacer llegar las obras, “proceso costoso económicamente y también complicado por los requisitos de aduanas”, y reveló que para futuras ediciones se está valorando la posibilidad de establecer ayudas complementarias que faciliten el envío de los trabajos.