Inicio / Artes plásticas / Las Banderas del Cosmos de César Manrique vuelven a ondear en La Palma
Más información y venta de entradas, clic aquí

Las Banderas del Cosmos de César Manrique vuelven a ondear en La Palma

El presidente del Cabildo, Mariano H. Zapata, y la consejera insular de Cultura, Jovita Monterrey, inauguraron en el Museo Insular la exposición ‘César Manrique. El artista que miró al infinito’

Las Banderas del Cosmos que diseñó César Manrique (1919-1992) para la inauguración del Observatorio del Roque de Los Muchachos, en 1985, han vuelto a ondear en la isla de La Palma como homenaje al genial artista lanzaroteño en el año del centenario de su nacimiento. 

Estas banderas son el eje de la exposición César Manrique. El artista que miró al infinito, que ha organizado el Cabildo de La Palma en su memoria y que ayer inauguraron el presidente del Cabildo de La Palma, Mariano H. Zapata, y la consejera insular de Cultura y Patrimonio, Jovita Monterrey Yanes, en el conocido como Patio de Los Naranjos del Museo Insular.

Mariano H. Zapata aseguró que “es de justicia que en el año en el que se cumple el centenario del nacimiento del genial artista canario, desde La Palma también reivindiquemos la figura de uno de los creadores más singulares y, sin duda, más reconocidos que ha dado nuestro archipiélago”.

El presidente de la institución insular destacó el “corto pero intenso idilio de Manrique con La Palma”, y aludió tanto a las Banderas del Cosmos recuperadas para esta exposición como al Monumento al Infinito ubicado en el entorno del Roque de Los Muchachos. “Sin duda fue un visionario. Manrique consiguió generar una luz artística tan intensa y brillante, que perdurará y seguirá siendo digna de admiración generación tras generación”.

Por último, Hernández Zapata destacó el carácter de “adelantado a su tiempo” de César Manrique señalando que “se preocupó por asuntos que hoy tantos nos ocupan como la sostenibilidad y la integración de la creación artística con los recursos propios del entorno y el paisaje autóctono”.

Por su parte, Jovita Monterrey celebró que por primera vez, después del acontecimiento histórico que supuso la inauguración de uno de los principales centros de investigación astrofísica del mundo en las cumbres de La Palma, se puedan contemplar las banderas originales que el añorado artista canario diseñó para tal hito. 

Asimismo agradeció el trabajo desarrollado por la directora del Museo Insular y comisaria de la muestra, Isabel Santos, y su equipo, así como la colaboración de Gonzalo Castro, jefe del Servicio de Infraestructura del Cabildo de La Palma. Al igual que la colaboración mostrada por la Fundación César Manrique para hacer realidad esta muestra. 

El propio César Manrique comentó sobre esta obra que:  “La idea de inaugurar los observatorios astrofísicos de las cumbres de la hermosa Isla de La Palma con banderas de planetas y satélites desconocidos, diseñados con motivos imaginados dentro de los parámetros de la mecánica celeste, me pareció darle al acto de la inauguración un  nuevo símbolo y refrescante concepto internacionalista a nivel cósmico y no caer en un provincianismo terrícola (…) Los artistas tenemos la obligación moral y ética de aplicar nuestro talento a la vida, llenando de armonía y belleza nuestro medio vital, educando y sensibilizando para evitar así la destrucción torpe y sistemática de nuestro planeta. Así podríamos tener una existencia que merezca la pena haber sido vivida”

“Arte y ciencia se dan la mano en nuestra cumbre y en nuestra isla, que siempre se ha caracterizado por un profundo amor por el conocimiento y la cultura”, recalcó la consejera, quien destacó además “la enorme aportación que realizó César Manrique para promover una conciencia ambiental y de respeto a la naturaleza y la cultura tradicional de nuestras islas, valores de los que fue y sigue siendo, en la memoria isleña, todo un abanderado”.

La consejera indicó que la memoria de César Manrique está presente en la isla de La Palma, porque pese a que solo existe una obra suya en un espacio público, el Monumento al Infinito, su compromiso con la defensa y el cuidado de los valores que nos diferencian como territorio está muy vivo en la isla. “Con estas banderas simbolizamos también esta apuesta por la ciencia y la tecnología que ha supuesto nuestro Observatorio, que ha hecho más internacional a nuestra isla, ha promovido el progreso socioeconómico de La Palma y ha contribuido a ampliar el conocimiento a la humanidad sobre el universo”.

Son seis las banderas que están expuestas y que fueron bautizadas por el genial artista lanzaroteño con los nombres de: Io, Titán, Deimos, Titanio, Tritón y Fobos. La séptima, denominada Calisto, no se ha podido localizar hasta el momento. También se han instalado fotografías relacionadas con el trabajo y la estancia de Manrique en La Palma, que han sido cedidas por la Fundación César Manrique. 

Jerónimo Saavedra Acevedo, que presidía el Gobierno de Canarias en la inauguración del Observatorio, donó al Museo Insular de La Palma tres serigrafías con las banderas del Cosmos (Calisto, Tritón y Titán) realizadas para la ocasión por César Manrique, y que también están expuestas en la muestra. En la exposición, además, se encuentra el disco grabado para la ocasión por Carmen Hernández.

La elección del lugar no es casual, ya que el 29 de junio de 1985, con motivo de la inauguración del Observatorio del Roque de Los Muchachos, jefes de Estado, presidentes de Gobierno y autoridades de varios países plantaron naranjos en este lugar. Mientras que el título de la exposición (César Manrique. El artista que miró al infinito) hace referencia a la única obra escultórica que realizó en La Palma, el Monumento al Infinito, también erigido en el entorno del Roque de Los Muchachos.

Se trata de un singular obelisco de 12 metros de altura revestido de hierro forjado, que se alza sobre un pedestal de hormigón de tres metros enclavado a más de 2.200 metros sobre el nivel del mar, en la carretera de acceso al Roque de los Muchachos, en una ladera del municipio de San Andrés y Sauces. Es la única obra en La Palma del artista lanzaroteño. Manrique no se prodigó en este tipo de obras,  sólo existe en el mundo otra de tales características en el Lago Martiánez, Puerto de La Cruz (Tenerife) denominada Homenaje al Mar.