Inicio / Foros / María Victoria Hernández: “Los oficios se nos van y los artesanos más mayores y sus saberes mueren”

María Victoria Hernández: “Los oficios se nos van y los artesanos más mayores y sus saberes mueren”

La cronista oficial de Los Llanos de Aridane se queja, en el marco del campus de Etnografía y Folclore de Ingenio, del poco respeto que en las romerías populares tienen los canarios hacia la vestimenta tradicional

13/7/2022.- La cronista oficial de Los Llanos de Aridane, María Victoria Hernández, fue muy crítica con la vestimenta empleada por la ciudadanía en las romerías de Canarias y con la artesanía industrial procedente de China que inunda las tiendas de las islas, durante su intervención en la segunda jornada de la IX edición del Campus de Etnografía y Folclore de Ingenio, que organiza la ULPGC en el marco de la 27º edición del Festival Internacional de Folclore de Ingenio ‘Muestra Solidaria de los Pueblos’.

La también abogada, que ha escrito numerosas guías y monografías sobre La Palma, dijo que “los palmeros estamos sintiendo que nos están olvidado tras la tragedia del volcán. La magnitud de la catástrofe es tan grande que pasarán décadas para que la Isla Bonita se recupere”. La académica de Historia reflexionó en su intervención titulada ‘Debate abierto: indumentaria y oficios artesanos’, sobre dos cuestiones: el tratamiento de la vestimenta tradicional en las romerías de las islas y la invasión de mercancía procedente de China que se vende como artesanía canaria.

Los chinos nos han invadido con indumentarias falsas y las romerías de las islas son un desastre”, dijo Hernández. “Yo no acudo a ninguna romería porque me pongo enferma. Las chicas van como las mesoneras de ‘El Quijote de la Mancha’. Tras iniciar su intervención hablando del costumbrismo que se afianza en la cultura popular en el siglo XIX, se refirió a la indumentaria denominada de ‘manto y saya’ de La Palma, “una de las más representativas de la isla y de Canarias. En La Palma existen tres indumentarias: faena, gala y manto y saya. No es dogma que cada municipio en la isla tenga un vestuario propio tradicional”.

Con respecto a la situación de los oficios artesanos, la cronista palmera adelantó que existen 87 oficios reconocidos por la Consejería de Industria del Gobierno de Canarias, “que por su valor patrimonial deberían estar vinculados al área de Cultura y no al departamento que tramita los expedientes de la instalación de los ascensores”. Para la estudiosa e historiadora “falta valentía por parte del Gobierno Regional y los Cabildos insulares para otorgar a la artesanía canaria el valor que tiene. Se hace una feria al año regional y parece que con eso se cumple. Los oficios se nos van y los artesanos más mayores y sus saberes mueren”, añadió.

La cronista explicó también que “no hay que confundir la artesanía con las manualidades que inundan las ferias habitualmente” y reclamó para los artesanos “un régimen especial en la Seguridad Social y un sello de calidad otorgado por el Gobierno de Canarias que garantizaría su autenticidad para evitar las falsificaciones burdas elaboradas industrialmente”.

Décimas sentidas para un volcán

A continuación, el decimista palmero Miguel ‘Pepe’ Rocha emocionó a la concurrida audiencia que llenaba la sala en la que se desarrolla el campus, con una sentida y emocionada presentación de su libro titulado ‘Sobre un eclipse de sombras. Décimas al volcán de La Palma’. Rocha estuvo acompañado de la editora del título, la filóloga Casandra González, y por el director del campus, Yeray Rodríguez, quien definió al autor como “el más longevo de los verseadores de Tijarafe”.

La Palma sigue sufriendo las consecuencias de la fuerza arrolladora del volcán, que ha sido quien ha escrito este libro”, explicó el escritor y agricultor ya jubilado. “Es un dragón que ha perdido su fuerza”, dijo del volcán de Cumbre Vieja. “El poeta tiene que ser un cronista de su tiempo. La vida me dijo ven, tú tienes que ser poeta. La poesía social y humana es necesaria y en este libro reflexiono, con rabia e impotencia, sobre los efectos del volcán y la situación desgarradora de la gente que abandonó sus hogares sin saber si volverían otra vez a sus casas”. Reclamó Rocha más acción y menos palabras a los políticos y advirtió que en la isla empieza a producirse una situación de malestar una vez pasada la catástrofe. El escritor transmitió desde Ingenio mucho ánimo a los palmeros “que tienen una paciencia infinita para superar cualquier eventualidad sufrida como lo ha demostrado a largo de la historia. Hoy todos somos palmeros”, añadió. “El dolor compartido pesa menos y mi corazón late por mi isla”, finalizó muy emocionado Miguel ‘Pepe’ Rocha.

Casandra González, la editora del libro, avanzó que el volumen que cuenta con portada realizada por el creador Felo Monzón, consta de 85 décimas descriptivas de lo que fue el acontecimiento del volcán palmero ordenadas de forma cronológica y “escritas desde el corazón y el alma, que reflejan la gran sensibilidad de Rocha”.